jueves, 13 de agosto de 2009

Un abrazo para Sueiro

No es el mismo de "que Sueiro apague la luz", se trata de un amigo mio. No me conoce pero nos llevamos bien. Leí su nombre por primera vez cuando tuve entre mis manos el tercer disco de LPDA y quise saber si Piti había escrito esa hermosa poesía o quién. Lo repetí algunas veces y la última fue en Atenas, cuando conocí a Juanchi, otro amigo que sí me conoce, pero no me considera su amiga. Ese día, además de agradecerle la gaseosa de durazno, le di la peor noticia: la que consideraba "la mejor canción de las Pastillas" ya no era de ellos, sino de este señor, Alberto Sueiro, a quien le llegó su merecido reconocimiento.
En la revista Soy Rock de agosto, después una extensa pero inútil nota a la banda, un recuadro dice:

Alberto Sueiro, taxista "Como Los Piojos y el Potro Rodrigo, Las Pastillas del Abuelo también le dedicaron un tema a Diego Armando Maradona, a diferencia de las otras canciones de Crisis, "¿Qué es Dios?" no lleva la firma de ningún integrante del grupo, sino de Alberto Sueiro, un poeta amigo que trabaja de taxista y que llegó por casualidad a la vida de Piti. "Es súper loco. Hace cuatro años y medios nosotros estábamos llevando cuatro gambas y haciendo mal las cosas cuando me subo a un taxi. El tachero me empieza a hablar, me pregunta a qué me dedico y ahí yo le cuento que estaba de cadete pero que escribía, que hacía canciones, que tenía una banda. Ahí él me dice `Yo también escribo. ¿Querés que te recite algo?´. Y empezó: `Bajo una mano del cielo y acariciando su pelo...´. Al principio me chocaba que rimaba todo y al toque empecé a entender que era el fútbol y que hablaba de la pelota. Cuando terminó `...por tu milagrosa mano y el milagro de tus pies. Muchas gracias señor dios, muchas gracias señor diez´, yo ya estaba con la mandíbula por el piso, llorando y ahí le dije: `Esto es lo mejor que se escribió para el Diego, dame tu teléfono que nos paramos los dos, yo tengo una banda y vos tenés un taxi´. Y me dio el teléfono, y yo después en mi locura, lo perdí", recuerda el cantante. Por suerte la historia tuvo final feliz: "Tres años después, nosotros ya estábamos haciendo los Teatros y empezando a dejar los laburos, cuando un plomo nuestro se tomó el mismo taxi. Al subirse le preguntó lo mismo `¿De qué laburas che?´. Y él le contó lo que hacía. `¿Así que laburás con Las Pastillas del Abuelo? Entonces decíle a Piti que es un tránfuga´. Pero el pibe le pidió el teléfono de vuelta y cuando nos volvimos a ver me dijo: `No se la di a nadie ¿eh?´. Y ahora ya es un invitado. Hoy estuvo por acá porque estamos adaptando otro tema. Escribe de puta madre y en algún momento va a sacar un libro porque es una máquina de producir poesía".

1 comentario:

Anónimo dijo...

che, si lo ven al cabezòn sueiro, diganle que una de su viejo barrio lo menciono en un post en su insignificante blog:http://elnosoyloquedeberia.wordpress.com/2013/01/16/blues-de-la-calle-lavalleja/