sábado, 15 de noviembre de 2008

"hoy la vida no me sale bien"

¿Cómo continuar con un día que se dio el lujo de despertarme a la madrugada víctima de un calambre de gemelo? Es imposible hacerlo de buena cara, porque los calambres duelen durante todo el día, y siempre vienen cuando no tenés el corcho en la mesa de luz (o repisa), de la misma forma que las ideas cuando no está el anotador cerca. Dicen que una ley de Murphy llama a la otra, y parece cierto: cada vez que salgas sin reporter, una charla, una manifestación, un robo con toma de rehenes, una conferencia de prensa, un intento de suicidio desde un quinto piso, aparecerá delante de tus ojos y serás el único testigo del episodio; la única persona en 5 km a la redonda. Dicho y hecho. El olvido me costó 5 hojas de lapicera roja e isquiones al piso. De vuelta de la facultad, con el calor de un jueves a las 12.30 y la mano de momia transpirando, en 122 y 60 una voz (la del estadio?) me dijo que el monedero había quedado en la pensión. Expuesta a los rayos ultravioletas del mediodía, me dispuse a caminar sabiendo que nadie jamás me daría monedas. Qué injusta la injusticia... yo siempre les pago justo a los taxistas, abono con cambio en los kioscos, cambio billetes en el laburo, regalo monedas a quienes no completan en la calle. ¿Algún día alguien me va a tirar un centro? Definitivamente no, pero como boluda no voy a dejar de pensar que recibís lo que das. Uno calcula qué puede comprar para que le devuelvan 1,50$ y siempre las cuentas salen mal. Siempre cinco para el peso, siempre abrazo, nunca un beso, y ahora ni torta ni pan. Me tuve que tomar una Coca de vidrio, fresca sí, pero no quería. Después no podía caminar diagonal arriba, y sólo me devolvieron 25 centavos y 4 billetes de 2$. Al pedo. Y de a poco fui llegando, hasta que aparecí a las puertas de madera, resignada, pensando que ese día la vida no me estaba saliendo demasiado bien.

2 comentarios:

Cecho dijo...

Jaja amigaaaaaa... eso es porqe el destino o quien sabe quién.. quería que te quedaras en la facu.. con tu qerida Cecho que tanto te insistía a escuchar una charla más de Comunicación y Arte.. que no fue muuuy divertida.. pero entre tanto sueño y hambre tuvo sus partes interesantes...
Y al finalizar la misma, alrededor de las 13.30.. hubiésemos vuelto a casa.. las tres (sumando a Luli) y hubiésemos estado nosotras dándote las monedas necesarias... sin tener que tomarte una Coca.. .
La coca que mientras tanto yo deseaba en la charla después de haberme comido un Fantoche blanco! jaja

Anónimo dijo...

Igual estabas como de buen humor.
Será que el naranja te sienta bien?

lu